The Last Guardian: análisis para padres y educadores

thelastguardian-1280-1480918568526_1280w

Quizás estemos delante de un juego que narra la mayor historia de amistad jamás contada. Para la que escribe, el mejor juego del año y uno de los juegos que, sin duda, marcarán mi vida. Pero vayamos por partes:

El juego a grandes rasgos

Es un juego especial, con magia, esto es algo que se puede percibir jugando únicamente los diez primeros minutos o visualizando el tráiler del juego. Durante este tiempo, descubriremos la incipiente historia de amistad entre un niño y una bestia que despiertan siendo prisioneros en una especie de cueva. Como es de esperar, la bestia desconfía del niño hasta que este decide ayudarle liberándole de unas cadenas que lo mantienen prisionero y de unas lanzas clavadas en su cuerpo.

Aquí ya podemos empezar a visualizar dos valores que el jugador va a experimentar casi con seguridad durante todo el juego: empatía y generosidad. Empatía porque el niño, y por consiguiente también el jugador, siente que la bestia está sufriendo a causa de las heridas producidas por la lanza y decide ayudarle aun sabiendo que corre el riesgo de que la bestia le ataque. Cuando digo que “decide ayudarle” me refiero al jugador, a nosotros, a la primera persona. Hay que tener en cuenta que un escenario como el que se nos presenta, que no es del todo cerrado y que nos da la oportunidad de explorar, nuestro primer instinto, y además el que el juego espera de nosotros, es AYUDAR. Ayudar a la bestia que sufre sin recibir nada a cambio. Aquí entra la generosidad.

The Last Guardian es un juego de plataformas con resolución de puzles y acción que se puede completar en unos 960 minutos de juego sin mucha prisa y disfrutando de los paisajes y de Trico, nuestro amigo en esta aventura.

Trico, una bestia adorable 

Se debate qué tipo de animal es Trico: gato-perro-ave, y efectivamente, viene a ser una mezcla de los tres: con el plumaje y las patas de un ave, las habilidades y facciones de un gato, y la lealtad y forma de comunicarse de un perro. Lo que sin duda es: nuestro mejor amigo y un compañero de viaje que nos defenderá de los peligros que nos acechen ayudándonos a completar los puzles.

Trico es una pieza clave en el juego pues deberemos aprender cómo funciona su comportamiento para entender las situaciones que se nos presentan y qué debemos hacer en cada momento. Podemos darle órdenes básicas para que vaya a donde nos encontramos por ejemplo y nosotros a cambio, deberemos alimentarle buscando comida a lo largo del juego. A partir de esta simbiosis, se va creando un vínculo emocionante que sin duda nos hará suspirar varios: “ooohh”

Trico no puede avanzar sin el niño y el niño tampoco puede avanzar sin Trico, por lo que la relación entre ambos se vuelve casi imprescindible para poder salir del lugar en el que se han despertado, que es el objetivo principal del juego.

Nuestro cometido

Deberemos encontrar una salida que nos permita escapar del extraño lugar en el que hemos despertado prisioneros. El juego está diseñado para ponernos en un aprieto detrás de otro de los que, gracias a la ayuda de Trico, podremos escapar.

The Last Guardian está pensado para que los obstáculos sean superados gracias a la colaboración entre el niño Trico.

Y sin profundizar mucho más en el juego, me gustaría comentaros cómo saber si este, o algún otro juego, es apto para nuestros hijos y/o alumnos.

the-last-guardian-high-quality-wallpaper-picture

¿Cómo sé si este juego es apropiado para mi hijo o para mis alumnos?

Entendiendo que quizás los padres o educadores no disponéis de tiempo, ganas o interés en probar cada uno de los juegos a los que juegan o quieren jugar vuestros hijos o alumnos, sí que me parece importante interesarse sobre los juegos en los que están interesados los niños y adolescentes.

PRIMERA REGLA: NO OS CREAIS TODO LO QUE ENCONTRÉIS EN INTERNET

Una forma rápida de saber si el juego es apropiado a la edad del jugador es comprobando el PEGI (sistema de clasificación por edad para garantizar el contenido de los productos de entretenimiento) que podemos consultar en la carátula del juego o en su página web oficial. Pero seamos sinceros (la generación que creció con videojuegos me entenderá) el PEGI suele tener unas edades, en mi opinión, nada realistas. Todos, en algún momento de nuestras vidas, habremos jugado a algún juego con una edad que el PEGI no aconsejaba.

Otra forma es encontrar información en Internet y aquí, desaconsejo totalmente quedarnos con lo primero que leamos, independientemente de la fuente y lo creíble que nos pueda parecer.

Según la Junta Europea de Riesgo Sistémico que evaluó The Last Guardian, este juego cuenta con numerosas escenas violentas a pesar de lo pacífico que puedan parecer los tráilers. Según su publicación:

“Se trata de un juego de acción y aventura donde nos pondremos en la piel de un niño, con el objetivo de explorar unas ruinas aunque no lo hará solo, su compañero alado Trico también estará con él”

“El protagonista puede ordenar a Trico que lance una descarga eléctrica  con su cola para abrir caminos o incluso atacar a sus enemigos. Con este ataque, los atacantes acaban hechos pedazos o más levemente sangrando. En algunos momentos también Trico es la víctima y la bestia es el blanco de flechas, lanzas y demás, por lo que, como resultado, se le ve sangrando por sus heridas”

Yo puedo entender que como padres o educadores estas afirmaciones escandalicen y automaticen el “No” a comprar el juego, por eso, en mi opinión sería mucho más fiable ver gameplays reales en cualquier plataforma de vídeos como por ejemplo Youtube donde podremos comprobar exactamente cómo es exactamente el juego y si las imágenes que vemos corresponden con lo que hemos leído sobre él.

 

Mi opinión: No y no, en absoluto pienso que UN JUEGO QUE DISPONE DE UN BOTÓN PARA ACARICIAR A TU COMPAÑERO, sea violento.

Es más, aunque unas líneas más arriba os he aconsejado visualizar uno de los gameplays que se pueden encontrar en la red, sería muy interesante que intentarais jugar unos minutos para entender realmente un poquito de las emociones que transmite el juego cuando estás dentro de él: la música, los paisajes, la historia, los personajes…¡Qué voy a decir! Para la que escribe es una obra maestra y no puedo terminar este post sin recomendar este videojuego y dar gracias a todos los videojuegos que me han enseñado tanto desde mis ocho añitos.

lola-carrot-firma

Anuncios

Toc, toc ¿Se puede?

dreamcatcher

 

En esta primera entrada, os voy a dejar el mini-prólogo que escribí para mi primera memoria de prácticas el año pasado. Es un precioso poema de Gabriel Celaya y cuatro líneas escritas con la ilusión de quien se embarca en la tarea de ser Maestro.

 

Educar es lo mismo
que poner motor a una barca…
hay que medir, pesar, equilibrar…
… y poner todo en marcha.
Para eso,
uno tiene que llevar en el alma
un poco de marino…
un poco de pirata…
un poco de poeta…
y un kilo y medio de paciencia
concentrada.

Pero es consolador soñar
mientras uno trabaja,
que ese barco, ese niño
irá muy lejos por el agua.
Soñar que ese navío
llevará nuestra carga de palabras
hacia puertos distantes,
hacia islas lejanas.

Soñar que cuando un día
esté durmiendo nuestra propia barca,
en barcos nuevos seguirá
nuestra bandera
enarbolada.

Gabriel Celaya

 

Soñemos. Que no sea por no soñar. Soñemos que podemos cambiar todo aquello que queramos, que podemos conseguir aquello que anhelamos, pensemos que nuestro granito servirá para algo, para mucho. En esta empresa me embarco, decidida a poner el alma, a soñar con el cambio, a poner mi granito, a poner en marcha cientos de barcos.lola-carrot-firma